El cuidado de tu piel debe ser una parte esencial de tu rutina para cuidar de tu salud. Después de todo, la piel es el órgano más grande de su cuerpo. Lo primero que la mayoría de profesionales de la salud te dirán que debes hacer para mantener tu piel sana es que limites tu exposición a los dañinos rayos ultravioleta (UV) del sol y que uses protector solar siempre que vayas a exponerte a él de forma excesiva. Pero esto no quiere decir que el sol sea negativo para nuestra salud, ya que de forma controlada aporta grandes beneficios a la salud de una persona: solo unos 10 o 15 minutos de exposición diaria ayudan a producir vitamina D en toda la piel. 

La vitamina D es una de las mejores vitaminas para la piel, junto con las vitaminas C, E y K. Asegurarse de obtener suficientes vitaminas puede mantener tu piel con un aspecto más saludable y juvenil. Esto podría traducirse en una reducción en:

  • Manchas oscuras.
  • Enrojecimiento.
  • Arrugas.
  • Sequedad excesiva.

Las vitaminas esenciales para una piel saludable están disponibles en distintos formatos como productos para el cuidado de la piel. A continuación te daremos un poco más información sobre estas cuatro vitaminas esenciales y cómo pueden ayudarte a mejorar la salud de tu piel.

Vitaminas esenciales para mejorar el aspecto de tu piel

Estas son las vitaminas más importantes para hacer que la salud de tu piel mejore:

Vitamina D

La vitamina D se produce con mayor frecuencia cuando la piel absorbe la luz solar. Luego, el hígado y los riñones absorben la vitamina D y la transportan por todo el cuerpo para ayudar a crear células sanas. Los beneficios de la creación de células pasan también a la piel, donde la vitamina D juega un papel importante en el tono de la misma. Incluso puede ayudar a tratar los problemas de psoriasis.

El calcitriol es una versión artificial de este tipo de vitamina D, y hoy en día es posible encontrarlo en muchos productos de cosmética para el rostro. Es más, se trata de uno de los ingredientes más utilizados en los tratamientos para las personas con psoriasis en la piel. Entre sus beneficios se encuentra la capacidad de reducir la inflamación e irritación de la piel.

Pero ¿cómo aumentar la vitamina D de forma natural? Estas son algunas formas:

  • Exponerse al sol durante 10 minutos al día.
  • Comer alimentos fortificados, como cereales para el desayuno, zumo de naranja y yogur.
  • Comer alimentos que contienen vitamina D de forma natural, como el salmón , el atún y el bacalao.

Vitamina C

La vitamina C se encuentra en niveles elevados en la epidermis (la capa externa de la piel) y en la dermis (capa interna de la piel). Sus propiedades para combatir el cáncer (como los antioxidantes) y su papel en la producción de colágeno ayudan a mantener la piel sana. Es por eso que la vitamina C es uno de los ingredientes clave que se encuentran en muchos productos antienvejecimiento para el cuidado de la piel.

Tomar vitamina C por vía oral puede mejorar la eficacia de los protectores solares aplicados a la piel para protegerse de los dañinos rayos ultravioleta del sol. La vitamina C también puede ayudar a defenderte de los signos del envejecimiento debido a su papel vital en la síntesis natural de colágeno del cuerpo. Ayuda a curar la piel dañada y, en algunos casos, reduce la aparición de arrugas. De esta forma, la ingesta adecuada de vitamina C también puede ayudar a reparar y prevenir la piel seca.

Debido a la prevalencia de vitamina C en productos de venta libre, suplementos dietéticos y alimentos que comemos, la deficiencia de este nutriente suele ser algo inusual, pero si descubres que no obtienes suficiente vitamina C en tu dieta, puedes:

  • Comer más alimentos cítricos, como naranjas.
  • Comer otras fuentes vegetales de vitamina C, como fresas, brócoli y espinacas
  • Beber zumo de naranja
  • Tomar suplementos, según lo recomendado por un médico.
  • Busca tratamientos cutáneos antienvejecimiento con vitamina C para tratar la sequedad, enrojecimiento, arrugas y manchas de la edad.

Vitamina E

Al igual que la vitamina C, la vitamina E es un antioxidante. Su función principal en el cuidado de la piel es proteger contra el daño solar. La vitamina E absorbe la dañina luz ultravioleta del sol cuando se aplica sobre la piel, y esto puede ayudar a prevenir manchas y arrugas en el rostro.

Normalmente, el cuerpo produce vitamina E a través del sebo, una sustancia aceitosa que se emite a través de los poros de la piel. En el equilibrio adecuado, el sebo ayuda a mantener la piel acondicionada y previene la sequedad. Si tienes la piel particularmente seca, la vitamina E posiblemente pueda ayudar a contrarrestar la falta de sebo. Además, esta vitamina también ayuda en el tratamiento de la inflamación de la piel.

Si bien la vitamina E está disponible en muchos productos para el cuidado de la piel, el problema es que su efecto podría minimizarse con la exposición al sol. Por ese motivo, nunca está de más incorporar un extra de vitamina C mediante la dieta. La mayoría de los adultos necesitan alrededor de 15 mg de vitamina E al día, y puede conseguirse mediante diferentes fuentes:

  • Comer más nueces y semillas , como almendras ,avellanas y semillas de girasol.
  • Tomar un suplemento multivitamínico o de vitamina E.
  • Usar productos tópicos que contengan vitamina E y vitamina C (esto puede ser más efectivo en la fotoprotección que aquellos que contienen solo uno de los dos).

Vitamina K

La vitamina K es esencial para ayudar en el proceso de coagulación de la sangre del cuerpo, lo que ayuda al cuerpo a curar heridas, hematomas y áreas afectadas por la cirugía. 

También se cree que las funciones básicas de la vitamina K ayudan a ciertas afecciones de la piel, como:

  • Las estrías.
  • Las arañas vasculares.
  • Cicatrices.
  • Manchas oscuras en la piel.
  • Ojeras oscuras.

La vitamina K se puede encontrar en muchas cremas tópicas para la piel y puede ayudar a tratar una gran variedad de afecciones. Los médicos suelen utilizar cremas que contienen vitamina K en pacientes que acaban de someterse a una cirugía para ayudar a reducir la hinchazón y los hematomas. Esto puede ayudar  también a acelerar la cicatrización de la piel.

Puedes aumentar la vitamina K mediante la ingesta de los siguientes alimentos:

  • Col rizada.
  • Espinacas.
  • Lechuga.
  • Repollo.
  • Judías verdes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, encantada de saludarte 😊

Si tienes cualquier tipo de duda o necesitas más información estoy aquí para ayudarte.

Quedo a la espera!