A finales de los año 80, las investigaciones sobre la sangre que contenía el cordón umbilical dieron con el descubrimiento de unas células que eran capaces, además de regenerarse, de formar otro tipo de células. Así fue como las células madre comenzaron a ser un pilar imprescindible de las terapias regenerativas en la medicina y todavía hoy en día siguen generando grandes descubrimientos para los especialistas. Estas células tienen grandes beneficios para la salud, pero también tiene otras aplicaciones. ¿Quieres conocer qué son exactamente las células madre y para que se utilizan? Quédate leyendo y te lo contamos todo.

¿Qué son las células madre?

Son células indiferenciadas, autorenovables y progenitoras que, dentro de otras células, son capaces de adquirir su memoria y entender cómo se desarrollan en el propio organismo. Por lo general las células de los adultos no se reproducen, no se multiplican, excepto algunas células de la sangre y la piel; y lo que hace que las células madre sean tan especiales es, precisamente, la capacidad que tienen de regenerarse, o convertirse en el tipo de célula donde se injerten, lo que hace que se formen células de uno o más tejidos a partir de ellas.

Las células madre también se “reprograman” en la especialidad de otras para reparar células de algún órgano que estén dañadas o poder reemplazarlas por algunas que estén en buen funcionamiento.

¿Cuáles son los usos de las células madre?

Usos en medicina

Sabiendo ya qué son las células madre, y la capacidad regenerativa de estas, parece claro que su utilidad en medicina ha de ser muy alta: útiles para reparar tejidos y órganos, nos podemos imaginar que se utilizan en la regeneración del páncreas en la diabetes, el corazón después de un infarto o regeneración de una ceguera por ejemplo.

Los estudios se centran en dos tipos de células madre, las embriónicas (las llamadas hijas, que son blastocitos de 5 días) y las células madre adultas no embriónicas, que ya están especializadas.

Investigaciones en el 2006 afirmaron que ya era posible la reprogramación en células madre adultas, de modo que pueden formar parte de otras funciones. A estas células se les ha llamado células madre pluripotenciales.

Uno de los usos más conocidos en la medicina es el trasplante de médula ósea, que se trata de un trasplante de células madre en la zona, sin embargo aún queda mucho por investigar.

Usos en cosmética

Si nos preguntamos para qué sirven las células madres no podemos olvidarnos de su función para reparar la piel en cosmética. Sin embargo, utilizar células madre humanas para esta función no es viable hoy en día: se cruzan motivos éticos (por las células embrionarias), técnicos y económicos.

De modo que la industria de la cosmética pasó a estudiar las células madres vegetales y encontró la forma de beneficiarse de sus propiedades. Las células madre vegetales son la esencia vital de las plantas y frutas, se extraen de las áreas de crecimiento de estas, como las raíces y los brotes. Uno de los datos más interesantes sobre las células madre vegetales es que son inmortales y continuamente se auto reproducen. Esto aporta a la industria de la cosmética un sinfín de materia para trabajar.

Hoy en día encontramos muchos cosméticos que contienen células madre de origen vegetal. De hecho, el primer producto que se usó con células madre vegetales procede de una peculiar variedad de manzana Suiza (“uttwiler spatlauber”) cultivada especialmente por su gran capacidad de tiempo de almacenamiento sin pudrirse ni estropearse, a diferencia de como lo suelen hacer las manzanas normales. Precisamente esta característica de estar sin estropearse tanto tiempo hizo pensar a los investigadores que sería una buena fuente de células madre.

Actualmente se puede extraer del arroz, las flores, el melón, el ginseng (como nuestro 3GF BTX Complex Essensit) y otras fuentes vegetales.

Uno de los principales problemas de la edad es que la capacidad de las células para renovarse va disminuyendo. Las células vegetales no tienen tal nivel de estimular las células de nuestra piel, sin embargo sí tienen gran capacidad antioxidante, que ayudan a esa regeneración. Por lo general, a muchos cosméticos con extractos de células madre se les suele añadir antioxidantes y péptidos.

Células madre vegetales ¿de dónde se extraen?

Como ya hemos dicho, las células madre utilizadas en cosmética se extraen de plantas y frutas que tienen la capacidad de mantenerse frescas a lo largo de mucho tiempo. Estas células en los cosméticos no se encuentran vivas, lo que encontramos son las sustancias clave de las células madre, como el ácido ferúlico, el ácido elágico o la quercetina.

Beneficios de las células madre vegetales en la piel

El uso en cosmética donde uno de sus ingredientes principales sean las células madre de algún vegetal, pueden aportar a la piel los siguientes beneficios:

  • Reducción de poros. La cosmética con sustancias de células madre son capaces de contraer los poros de la piel, dándole un aspecto más uniforme y suave a nuestro rostro. 
  • Mejor textura. En tratamientos de cosmética destinados a la regeneración de la piel, se utilizan ingredientes derivados de las células madre. Estos tratamientos inyectados de la forma adecuada pueden conseguir aportar volumen a nuestra tez, mejorando su calidad y textura.
  • Piel uniforme y sin manchas. Algunas semanas después de llevar a cabo tratamientos de belleza con células madre de origen vegetal es posible comenzar a notar una mejora en el tono y la textura de la piel de la cara, ya que tiene el potencial de dar un aspecto más rejuvenecido al rostro gracias a los antioxidantes.
  • Reducción de arrugas. Otro de los usos y beneficios de utilizar las células madres vegetales en cosmética es su ayuda para combatir el envejecimiento prematuro de la piel.

¿Cómo usar las células madre en la piel?

Los cosméticos con células madre de origen vegetal los podemos encontrar en muchos formatos, los más habituales son en serum, aunque también se encuentran en forma de mascarillas o cremas.

La propiedad principal de este principio activo es la de regenerar la piel, por lo que se trata de un ingrediente perfecto para pieles maduras y para usar después de tratamientos más agresivos, como puede ser tras utilizar retinol, retinoico o cualquier otro AHA que vaya a exfoliar la piel.

Aplicar un serum con células madre por la mañana puede ayudar a regenerar la piel e hidratarla, de esta manera los principios activos serán mucho más eficaces.

Cuando la piel es con tendencia grasa o mixta, los serum son perfecto como producto único. Si la piel es seca se aconseja utilizar estos serum antes de la crema o que la propia crema contenga activos de células madre en su composición.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, encantada de saludarte 😊

Si tienes cualquier tipo de duda o necesitas más información estoy aquí para ayudarte.

Quedo a la espera!